AddThis Smart Layers

Enews And Updates

Ideales: Realidad o Ficción?



Seguro que a muchos os ha pasado que tenéis muchos ideales en la cabeza. La idea de encontrar el/la chic@ ideal es muy tentadora, tanto que muchas veces se nos escapa de las manos y en nuestra mente se empieza a formar un cúmulo de imágenes e ideas sobre cómo debería de ser esa persona tan especial. A veces nuestros ideales van tan allá de lo que es real y nos desilusionamos cuando descubrimos que quien nos gusta no era en realidad la persona que teníamos en mente. Entonces empiezan los problemas, las preguntas y los llamados “cacaos mentales”... sin duda todo un dilema.


¿Pues a quién no le ha pasado? ¿Qué chica nunca ha soñado con su príncipe de cuentos de hadas?  Con su amor perfecto, alguien que sea caballeroso, respetuoso y os trate con mucha delicadeza. ¿Qué chica nunca ha soñado que un día se levantaba con un “buenos días princesa”? ¿Qué chica nunca ha deseado tener un chico para toda su vida, del cual nunca se pueda cansar y nunca existan los celos para interponerse en tal relación?
¿Qué chico nunca ha pedido tener a una chica que le cuidara? ¿Qué chico no ha deseado tener a alguien a su lado para que le apoye?

Sin duda los ideales es algo que tiene toda la gente, y cuando llegas a tal punto que te planteas si realmente existe todo esto o no, en tu cabeza se produce tal imperativo: “DESPIERTA”.
No existen los chicos caballerosos, no existen las flores en todas las citas, no existen las princesas en apuros y tampoco existe el “felices para siempre jamás”. No existen los chicos perfectos y tampoco las chicas perfectas, las personas no somos moldes, no somos ideales de belleza ni de pensamiento, no tenemos una lista que coincide con los ideales de cada uno. El amor no tiene un: “felices para siempre”.

 Sin embargo,  y eso sí, en cada corazón de un chico siempre se esconde algo de virtud de un caballero, en cada corazón de una chica siempre hay una calidez latente. Puede que no existan los ideales, pero si que existe gente que se aproxima a ellos, pues al final de todo, no amamos a la gente por lo mucho que se asemeja a nosotros, no amamos la gente por todas sus virtudes; al final acabamos amando porque la otra persona nos complementa, y porque la queremos a pesar de todos sus muchos defectos. El amor no es simple, no tiene un final destinado a ser feliz, pero sí que implica una felicidad mientras dura y quienes persisten en la lucha, acaban siendo felices.

Escrito por:  Mireia Suades Molins

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Síguenos





TOP 3