AddThis Smart Layers

Enews And Updates

Hablemos de mis chicas: Debie

Debie era una rubia espigada de acuosos ojos. Debie tenía una voz nasal y estridente a la que costaba acostumbrarse, pero una vez hecho, era música. Debie era la chica más triste que conocí.

Amaba los días oscuros de tormenta, y cada mañana, cuando la niebla cubría la ciudad, Debie, con esos ojos helados, bebía de la etérea bruma.

Ella deseaba ser humo, ser vapor o agua, y se pintaba los ojos de angustia vacía.
Cuando lloraba –y lo hacía con regularidad–, se podía ver la infinitud del dolor de su alma, pues su llanto era silencioso… y una sonrisa se dibujaba en sus labios.



Se marchó un día, sin besarme siquiera. Cogió su mochila, se puso aquel viejo vestido de flores y se largó. No la he vuelto a ver, pero las noches lluviosas, la imagino, compartiendo el mismo cielo que yo.



Escrito por: Erniel

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Síguenos





TOP 3